El caso "isla de valdecañas". Un poco de información en la era de la posverdad

grullas

El interminable caso de la urbanización "Complejo Marina Isla de Valdecañas" surge cada poco tiempo sin llegar a su fin. La presentación de un contundente informe de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) es el capítulo más reciente. Este informe pone en evidencia en sus 1.200 páginas la pésima gestión ambiental de la Junta de Extremadura en este caso, pero que es perfectamente es aplicable a otros casos en Extremadura. Entre otros puntos, el informe afirma que la Junta no tenía datos ambientales ni de la situación previa ni de la posterior a la construcción, que la evalución de impacto ambiental estaba llena de carencias y no cumplió la legislación vigente, que el plan de vigilancia ambiental no se ha cumplido, que faltan informes de seguimiento, que las aves invernantes han reducido sus poblaciones, que se han perdido 17 especies invernantes y 31 reproductoras y un largo etcétera [leer los puntos clave del informe].

Hay que recordar que esta urbanización es ilegal, pues así lo dicen las sentencias de todas las instancias judiciales, incluido el Tribunal Supremo, y que sobre ella pesa una orden de derribo que ha despertado una campaña política para no cumplirlo. Lo curioso es que parece que la urbanización se construyó sola, pues que sepamos no hay ningún responsable de tamaño desaguisado que haya sido declarado culpable. Como es habitual, un ejercito de opinadores, charlatanes y comentaristas ha llenado los medios de comunicación con aburridos textos, sin datos e ignorando sentencias e informes. Por lo general, se consideran en poder de la verdad absoluta y pretenden exculpar a quienes ignoraron la ley durante años, avanzaron en una política de hechos consumados e intentaron engañar a los jueces cambiando las leyes a mitad de partido. Para la mayoría, los culpables son los malvados ecologistas, responsables de todos los males de Extremadura, desde el paro a la despoblación, como si otros no llevasen 40 años gobernando. Ante tanto ataque, al menos ADENEX ha defendido la dignidad de una actuación modélica, la de aquellos que han pedido aplicar la ley (aunque para muchos las leyes ambientales son de tercera división y no debería pasar nada por saltárselas).

Entre estas opiniones, me ha sorprendido una Tribuna del diario Hoy que afirma lo siguiente: (1) "[en Extremadura] no hay una sola especie de fauna y flora silvestre que esté en regresión", (2) "[en Valdecañas] se mantienen todas las especies" y "a las especies que nidifican o invernan no les molesta la urbanización". El firmante es Francisco Castañares, Presidente de AEEFOR y ex-director de la Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura [leer].

Para rebatir el primer punto no se necesita buscar mucho, les invito a leer este blog y los ejemplos de especies en regresión en Extremadura son innumerables: el sisón baja un 95%, el cernícalo primilla un 80%, la avutarda un 50%, el aguilucho cenizo está casi extinguido en Cáceres, Monfragüe pierde un tercio de sus águilas imperiales, cada vez hay menos aves de montaña... En fin, la lista por desgracia es larguísima, pues nunca la naturaleza extremeña había sido tan castigada ni estado tan amenazada. A pesar de ferias, FIOs y propagandas varias.

Para rebatir el segundo punto, basta con leer el informe de la EBD o ver la siguiente gráfica con la evolución de las aves acuáticas invernantes en el embalse de Valdecañas entre 2003 y 2018, la flecha en 2007 marca el inicio de las obras de la urbanización. Está claro que hubo un antes y un después. Y la urbanización, situada en la zona más valiosa del embalse, ha tenido un efecto muy negativo. Entre 2003 y 2019 la cifra de aves se ha reducido siete veces, siendo ahora sólo el 14% del valor inicial, desde 13.000 a 1.800 individuos.

valdecañas prieta
Para la gráfica se han usado los únicos datos disponibles fiables. En azul, censos de 2003 y 2005 contratados por la Junta de Extremadura a la empresa madrileña CBC, S.L (en Extremadura, por falta de proyectos, no existen empresas especializadas). En rojo, datos de los censos regionales 2012-2014 realizados con voluntarios, dirigidos por SEO/BirdLife en colaboración con la Junta de Extremadura. El desinterés de esta última fue absoluto, pues jamás preguntó por los resultados, totalmente a su disposición. Como cada censo suponía un enorme esfuerzo voluntario en tiempo y dinero, se optó, a nuestro pesar, por no continuar viendo el desinterés de la administración. En verde, censos realizados de modo personal por quien esto escribe en 2017-2019 (J. Prieta).

Tristemente, lo anterior es la norma. El gobierno extremeño apenas hace seguimiento anual de una docena de especies entre las 400 de vertebrados que habitan la región. No dispone, en contraste con otras CCAA, de equipos específicos de seguimiento y en proyectos nacionales está considerada la peor región de España en cuanto a información de fauna silvestre. Prácticamente se desconoce todo sobre humedales y aves acuáticas. Ello impide una gestión adecuada del medio natural extremeño, sobre todo por la falta de recursos públicos, económicos y humanos. Así no son de extrañar las afirmaciones del informe de la EBD sobre las graves carencias en la evaluación de impactos ambientales.

Para terminar. El embalse de Valdecañas, artificial o no, es uno de los humedales más especiales de Extremadura. Por ello en 2003 paso a formar parte de la Red Natura 2000, quedando protegido por la legislación europea (Directiva Aves). Dentro del embalse, las zonas de mayor valor biológico se sitúan en una amplia recula entre Berrocalejo, El Gordo y Peraleda de la Mata, justo donde se ubica la urbanización Marina Isla de Valdecañas. El embalse destaca por la invernada de ánsar común, aliñada con gansos muy raros, y como dormidero nocturno de grulla. Durante la reproducción es muy singular en el contexto de Extremadura, siendo el único punto de cría regular de al menos tres especies de aves: tarro blanco, charrán común y gaviota patiamarilla. Es también la mejor localidad regional para chorlitejo patinegro (ave del año 2019; también afectado por la urbanización, leer aquí) y acoge la colonia de larolimícolas de Extremadura ocupada de modo más continuo (pagaza piconegra, charrancito común, canastera común, gaviota reidora, cigüeñuela común y otras), una vez que varias colonias de la cuenca del Guadiana, donde se hicieron costosas inversiones (embalses de Orellana o Los Canchales), han sido abandonadas y preferido criar en Portugal. Esta colonia de Valdecañas sufre las molestias de los usuarios de la urbanización, pero es más grave el vaciado parcial en plena nidificación por parte de Iberdrola, propietaria de la Central Hidroeléctrica de Valdecañas. Este vaciado hace que las islas donde crían las aves queden conectadas a tierra, siendo accesibles por personas y depredadores (zorros y jabalíes), malogrando nidos, huevos y pollos. Pero a las grandes eléctricas se les consiente de todo....

http://aves-extremadura.blogspot.com/2019/01/isla-de-valdecanas-informe-de-la-ebd.html
https://www.hoy.es/extremadura/repercusiones-isla-valdecanas-20190319214527-nt.html
https://www.hoy.es/extremadura/valdecanas-sostenibilidad-20190313234607-nt.html

 

ARTÍCULO PUBLICADO POR JAVIER PRIETA EN SU BLOG: https://aves-extremadura.blogspot.com/2019/03/el-caso-isla-de-valdecanas-un-poco-de.html

Sobre Adenex...

icon home n     

Plaza de Santo Angel, 1
06800 Mérida (Extremadura)

icon phone n  

 

telf: +34 924 387 189

 

  footer logo n
  © 2018 | Política de privacidad
© 2018 Adenex. All Rights Reserved.

Buscar