A ALMARAZ SE LE CONCEDE UNA EXCEPCIÓN

CERRAR ALMARAZ

 

ADENEX denuncia el comportamiento temerario de las propietarias de la central nuclear de Almaraz en las próximas paradas programadas y, al CSN, por permitirlo.
 
El 14 de abril comenzó la parada obligatoria de la unidad I de la central nuclear de Almaraz prevista para el pasado 15 de marzo y aplazada hasta que pasara el estado de alarma. Por tanto, el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) autorizó hacerlo en abril, una vez pasado el primer periodo de alerta. A pesar de haberse prorrogado el confinamiento, el Ministerio ha considerado que la electricidad de este grupo (la central tiene dos reactores) es esencial en estos momentos donde la demanda ejecutiva ha bajado hasta el 15%.
Tanto el CSN como el Ministerio, prefieren correr el riesgo de una contaminación temible a parar la central hasta el fin del confinamiento.
 
Pero lo más grave es, que el CSN ha permitido realizar la parada sin someterse a las debidas inspecciones, controles y ajustes de mantenimiento general, dejando que estas se pueden hacer más tarde. La parada actual solo es para reponer el combustible gastado dado que, de no hacerlo en estas fechas, el reactor concernido debería ser obligado a parar por seguridad.
Es evidente que el CSN se ha plegado a los intereses económicos de Iberdrola, primer accionista de Almaraz y que controla el 53% de la misma. Mientras tanto, desde la Junta de Extremadura y el Ministerio de Transición Energética, dan prioridad a Iberdrola en la instalación de energías renovables en Extremadura. Una empresa que no tributa en la región y que es capaz de dejar sin agua si es preciso, como ocurrió el verano pasado con el embalse de Valdecañas. Empresa, por tanto, que también gestiona el embalse de Alcántara hoy también gravemente impactada por una planta invasora de la cual tampoco se hará responsable
 
ADENEX vuelve a exigir más rigor en las decisiones técnicas de un CSN que debe velar, ante todo, por la seguridad nuclear, a sabiendas que se cambiara el combustible sin poder acontecer las inspecciones vinculadas a su funcionamiento a plena potencia. Y máxime cuando en estas condiciones no es un servicio esencial, dado que producimos el doble de energía para el sistema eléctrico que consumimos. Las nucleares siguen siendo privilegiadas con excepciones que pueden llegar a ser graves. ¿Qué más excepciones se les concederán para poder alargar su funcionamiento hasta 2028?

 


Imprimir   Correo electrónico