Manifiesto "Plataforma SALVEMOS LA MONTAÑA DE CÁCERES"

RuedaPrensa MinaLitio1
Imagen cedida por Plataforma Salvemos Montaña de Cáceres
 
La Plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres se ha presentado esta mañana en rueda de prensa para mostrar el sentir de una parte de la ciudadanía de Cáceres, incluyendo el apoyo activo de muchos de los colectivos ambientales -entre las que se encuentran ADENEX, Ecologistas en Acción de Cáceres, SEO-Birdlife, ...- y sociales de la ciudad ante la posibilidad de la puesta en marcha de una mina de litio a cielo abierto en la Umbría de la Montaña de Cáceres. Una acción que supondría una catástrofe ambiental para la ciudad así como un peligro para la salud de los cacereños y cacereñas por el uso y contaminación de los acuíferos.
 
Logo plataforma valdeflores
 
 
MANIFIESTO DE LA PLATAFORMA “SALVEMOS LA MONTAÑA DE CÁCERES”
 
El movimiento cívico “Salvemos La Montaña de Cáceres” nace el verano de 2017 como plataforma de control y oposición al proyecto de mina de litio a cielo abierto en Valdeflores, en la umbría de La Montaña de Cáceres. No existe en el resto del mundo un caso como este, en el que se pretenda instalar una actividad altamente agresiva a menos de 3 km de un núcleo urbano tan importante como Cáceres. Pero esto no
parece que haga reflexionar a la empresa promotora, Tecnología Extremeña del Litio -con domicilio fuera de Extremadura y con un capital social mínimo-, creada ex profeso para este proyecto por Valoriza Minería -Sacyr y Plymouth Minerals, empresa australiana dedicada exclusivamente a la captación y manejo de inversiones a escala internacional para proyectos mineros.
La sucesión de acontecimientos entre junio y agosto de 2017, con barrenados, vibraciones y ruidos 24 horas al día en terrenos privados (en ocasiones, sin permiso de acceso), con movimientos de maquinaria pesada que han roto caminos públicos que habían arreglado los vecinos, y con el destrozo de los recursos naturales y culturales en el valle del Arroyo Valhondo (arranque de vegetación autóctona, agresiones a la fauna, desbroces y podas indiscriminadas, desmontes para apertura de caminos, extracción de aguas subterráneas y contaminación con productos químicos...), combinados con un peligroso cóctel de desconocimiento, permisividad y respaldo desde las autoridades locales y regionales, ha motivado la unión de personas y colectivos que defienden que, en el siglo XXI, el desarrollo no puede ser si no es sostenible y no protege la salud de las personas, y este proyecto de mina a cielo abierto no es compatible con esta ubicación en la Sierra de la Mosca, que:
  • Es una isla de solo 7 km de longitud que, dirigiéndose hacia el sureste desde un casco histórico de la ciudad que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, conecta dos espacios naturales protegidos de gran importancia para Cáceres: la ZEPA de la Ciudad Monumental, y la ZEPA de Los llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes, localidad ésta que también se vería afectada.
  • Es un espacio de gran valor geológico, que se levanta junto al karst del Calerizo, gran reserva subterránea de agua de Cáceres, como consecuencia de un choque de placas tectónicas hace más de 300 millones de años, igual que en el reconocido Geoparque Villuercas-Ibores-La Jara.
  • Es la mejor y más cercana muestra de bosque mediterráneo de nuestro entorno, con una presencia significativa de especies protegidas tanto de flora como de fauna, muestra de una biodiversidad reconocida en Europa y el mundo, con el Parque Nacional de Monfragüe y su Reserva de la Biosfera a tan solo 60 km, como principal exponente.
  • Constituye un pulmón incomparable que mejora la calidad del aire de la ciudad y suaviza unos extremos climatológicos cada vez más frecuentes, y una de las zonas húmedas permanentes de la ciudad (únicas en muchos kilómetros a la redonda) que, junto con el Arroyo del Marco, en la solana de La Montaña, explican el asentamiento de los primeros grupos humanos en la Prehistoria.
  • Representa el espacio de esparcimiento al aire libre, y de cuidado y mejora de la salud, más accesible y tradicional de Cáceres, surcado por rutas senderistas que muestran su valor ambiental y patrimonial como recurso turístico y educativo.
  • Alberga un lugar de culto religioso fundamental para la ciudad, con el Santuario de la Virgen de La Montaña, patrona de Cáceres, a menos de 500 m de la zona de explotación: uno de los puntos de devoción y reclamo turístico -también como mirador- más importantes de la ciudad.
  • Constituye, desde hace décadas, la zona de residencia de recreo por antonomasia, y también de residencia habitual, de muchas personas de Cáceres, y en ella se localiza igualmente una infraestructura vital para toda la ciudad: la Estación Potabilizadora de Agua de Cáceres, a menos de 500 m de algunas de las zonas que se están prospectando para su explotación.
  • Conocemos los argumentos esgrimidos por los promotores privados y por algunos de nuestros representantes públicos, y las estrategias especulativas que ponen en movimiento para conseguir respaldo social y político y captar el interés de los inversores, haciendo apuestas de millones de euros y puestos de empleo. Pero con más preocupación conocemos los resultados que este tipo de técnicas extractivas industriales a cielo abierto tendría para la salud de las personas, la actividad económica actual y para el medio natural de nuestra ciudad:
  • Agresión directa e inequívoca a la Salud de la ciudadanía de Cáceres, residente casi en su totalidad a menos de 5 km de la zona, contaminando el aire con partículas nocivas en suspensión, acaparando y contaminando el agua de la sierra, verdadero tesoro, y amenazando, por su cercanía, a infraestructuras vitales de la ciudad: el embalse de abastecimiento Guadiloba, la depuradora de agua potable, el hospital, o el pionero y reconocido Centro de Cirugía de Mínima Invasión y la futura “Ciudad de la Salud”.
  • Destrucción de por vida un paisaje único, patrimonio público de la ciudadanía presente y futura, y pérdidas por erosión de toneladas de suelo fértil, soporte de la vida en nuestro planeta, con un horizonte de restauración o restitución del daño, cuanto menos, incierto, a la vista de lo que ha ocurrido en tiempos recientes con otros proyectos similares.
  • Deterioro y dificultad de tránsito por caminos públicos y sendas recorridos a diario por infinidad de personas por cuestiones de salud, ocio y dedicación profesional, y agresiones contra las propiedades privadas colindantes, perjudicando el derecho al descanso y a un entorno sano de las personas residentes en el entorno.
  • Creación de puestos de trabajo precarios y con riesgos para la salud, a la vez que se causa un grave perjuicio económico a iniciativas profesionales y empresariales agrícolas y ganaderas (productoras de alimentos de calidad cada día más demandados), así como las relacionadas con el turismo en la naturaleza, el deporte, la salud, la educación, etc., que gozan hoy de un entorno natural incomparable donde desarrollarse que, a diferencia de la riqueza que prometen, es patrimonio público.
  • Eliminación de la posibilidad de que Cáceres se posicione como una ciudad de servicios de calidad y como un destino turístico de más larga estancia que en la actualidad en el que combinar patrimonio histórico, naturaleza y salud.
  • Por ello nos posicionamos en contra de este proyecto y os pedimos vuestro apoyo a esta Plataforma “Salvemos la Montaña de Cáceres”, para que nuestras voces se alcen más altas que el ruido de las máquinas y explosivos que ya han empezado a destrozar nuestra Montaña.
Por un desarrollo sostenible en Cáceres,
NO A LA MINA A CIELO ABIERTO DE VALDEFLORES
#NoalaMinaValdeflores
 
Existe además, una campaña de recogida de firmas a través de la plataforma Change.org

Imprimir   Correo electrónico