Sala de Prensa

Todas las notas de prensa que emitimos

OTRO LINCE IBÉRICO ENCONTRADO MUERTO EN EL ENTORNO DEL RIO ORTIGAS

Voluntarios/as de Adenex, desarrollando su habitual labor de custodia del territorio, encontraron el domingo 17 de enero de 2021 en el entorno del río Ortigas, término municipal de Don Benito (Badajoz), un ejemplar muerto de lince ibérico, en este caso un cachorro de pocos meses. Inmediatamente se dio parte al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y a responsables del Programa Iberlince, que actuaron en consecuencia. Por ahora, y a falta de la correspondiente autopsia, se desconocen las causas de la muerte pero dada la posición del cadáver y la juventud del ejemplar da la impresión de que éstas no fueron naturales.

Adenex destaca que el fatal hallazgo se hizo en un espacio natural protegido por la Red Natura 2000; ocurriendo además en una zona considerada por el Plan de Recuperación del Lince ibérico de la Junta de Extremadura como un “área crítica” para la reproducción de este amenazado felino. Lo que la convierte en una de las más importantes de Europa.

Adenex lamenta, y denuncia una vez más, que este área sufre frecuentes, continuas y constantes agresiones por el tránsito no autorizado de decenas de vehículos a motor de “tipo deportivo” y con fines de ocio tales como quads, motocicletas todo terreno y automóviles todo terreno. A su juicio estas prácticas suponen un grave atentado contra la Naturaleza; ya que genera un gran y grave impacto ambiental hacia la flora, la fauna y el paisaje; y en especial sobre el lince ibérico. La realización de estas actividades parecen incumplir de manera fehaciente las normas legales de protección de la biodiversidad y del medio natural, sean estas de rango nacional, autonómico y/o local. Sin que se perciba que las Administraciones Públicas competentes en la materia realicen acción alguna de tipo preventivo y/o punitivo que las evite.

Adenex considera absurdo, incoherente y a todas luces un gran derroche desde cualquier punto de vista en la gestión de la biodiversidad de Extremadura, que se dediquen miles de euros para la conservación de especies en reconocido peligro de extinción como es el lince ibérico, y luego no se haga nada ante prácticas de ocio muy impactantes, minoritarias con respecto a la población general y que se contraponen frontalmente con los fines y medidas propuestas en planes y leyes protectoras.
No entiende tampoco que el disfrute de pocos conlleve la destrucción del patrimonio natural protegido de Extremadura y sus valores que son propiedad de todos y todas. Y que además, pongan en grave peligro la integridad física de aquellos otros ciudadanos y ciudadanas que deciden pasear o practicar actividades de ocio sostenible en la naturaleza.
—————-
Anexo:
Leyes y artículos de las mismas que se creen vulnerados por las prácticas denunciadas.
LEY 8/1998, de 26 de junio, de conservación de la naturaleza y de espacios naturales de Extremadura.
En lo referente a los usos incompatibles, la amenaza a especies protegidas y las infracciones que pueden cometerse.
Art. 46.Usos incompatibles.
Se consideran como tales los usos y actividades establecidos en el instrumento de planeamiento correspondiente no acordes con las finalidades de protección de cada espacio natural. Sin perjuicio de los usos incompatibles, si los hubiera, y que puedan establecerse en dicho planeamiento, se consideran como tales, en particular, los siguientes:
e) La emisión de ruidos, destellos luminosos u otras formas de energía que perturben la tranquilidad de las especies.
n) La utilización de vehículos todo terreno, así como de otros a motor que puedan dañar la integridad del espacio natural, fuera de los lugares autorizados.
ORDEN de 5 de mayo de 2016 por la que se aprueba el Plan de Recuperación del Lince Ibérico (Lynx pardinus) en Extremadura.
4.2. Actividades encaminadas a reducir las molestias y la mortalidad no natural.
4.2.1. En las zonas de reproducción, quedará limitado el uso de la red de caminos públicos durante el periodo de crianza de cachorros, prohibiéndose el acceso a los mismos a todas las personas ajenas a las explotaciones agropecuarias y cinegéticas.
4.2.2. En las zonas de reproducción podrán ser reguladas actividades no recogidas en la normativa de impacto ambiental, tales como recogida de leña, corcho, recolección de plantas y frutos (setas, piña, espárragos,…) apicultura, rutas a caballo, en bicicleta y con toda clase de vehículos, senderismo y cualquier otra que se considere perjudicial para el lince ibérico.

LA SIERRA DE LA MOSCA SÍ MERECE SER PROTEGIDA.

La singularidad faunística y botánica de la Sierra de la Mosca es innegable. Los estudios que lo demuestran y solicitan su protección son numerosos. Los valores paisajísticos, geológicos, arqueológicos, religiosos o recreativos complementan su importancia.

La primera propuesta de protección de la zona data de 1981 cuando el Ministerio de Obras Públicas publicó el Reconocimiento territorial de Extremadura, en el que se proponía la declaración de la Sierra de la Mosca como Parque Natural y de la que se afirmaba: «su vegetación característica es un alcornocal bien conservado con una gran densidad de aves de presa en sus inmediaciones». La misma figura, Parque Natural, solicitaba para la zona la Guía de la Naturaleza española, publicada por el diario El País (1991) y en la que se recogían las áreas de España que merecían algún grado de protección.

El prestigioso botánico Miguel Ladero elaboró, a instancias de la Junta de Extremadura, un Catálogo de Espacios Naturales Susceptibles de Conservación en Extremadura por sus valores botánicos (1991). Entre los siete espacios que propuso para su protección incluyó la finca de la Alberca por ser «un enclave único dentro de nuestra Autonomía. Refugio no sólo de plantas sino de ecosistemas vegetales únicos dentro del territorio provincial e incluso regional». Afirmaba que «como científicos señalamos el peligro que corre una de las joyas de nuestra región, comparable a Villuercas o a la Sierra de San Pedro. No por ser más pequeña en extensión tiene menos interés biológico». Concluyó solicitando su protección «ya que las comunidades y elementos biológicos allí existentes destacan por su rareza, fragilidad y singularidad».

En 1992 el Ministerio de Obras Públicas y Medio Ambiente publicó el Atlas de Espacios Naturales y Recursos Culturales en el que se recogían las áreas de alto valor ecológico de España. En el mismo se incluía a la Sierra de la Mosca como Área de Interés General; esta figura se aplicaba a «espacios que poseen variadas singularidades, todas ellas valiosas […] de indudable calidad ambiental y con una fuerte componente paisajística».

Monumento Natural para la zona El Portanchito-La Alberca, por sus valores botánicos y faunísticos, es la figura que propuso José María Corrales en su tesis doctoral (1994) señalando que esta zona «constituye un monte isla que destaca en la llanura cacereña. Esta posición le dota de importancia desde el punto de vista faunístico al albergar especies distintas a las del llano».

ADENEX incluyó esa misma propuesta en su Inventario de Espacios Naturales de Extremadura afirmando que la zona es el mejor representante de la dehesa basífila extremeña.

En 2007 esta asociación presentó alegaciones a la revisión del PGM de Cáceres solicitando la protección de la Sierra de la Mosca. La Junta de Extremadura respondió que la propuesta de protección «es muy acertada, pudiendo servir para equilibrar ambientalmente, aún más si cabe, el desarrollo urbano». El PGM actualmente en vigor (2010), afirma que «la vocación de la Sierrilla y la Montaña como espacios naturales a protegerse mantiene y acrecienta».

En 2019 se presentó ante la Junta una propuesta de protección como Paisaje Protegido para la Sierra de la Mosca acompañada de un amplio estudio elaborado por un grupo de investigadores y expertos como el geólogo Juan Gil, el botánico Fernando Durán y otros. En respuesta a esta petición la Junta solicitó informes a instituciones, facultades, ayuntamientos y asociaciones. ADENEX presentó el suyo (2020) en el que se hace un repaso histórico sobre las numerosas propuestas de protección de este área y se destaca que es el hábitat de al menos 89 especies protegidas, entre ellas 3 en peligro de extinción, y que 59 especies protegidas la utilizan como área de reproducción. Al menos 20 de estas especies están incluidas en el anexo I de la Directiva Aves de la UE que exige medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat.

Amenazada por construcciones y proyectos mineros, la Sierra de la Mosca tiene sobrados valores y méritos para ser protegida.

Antonio Díaz

ADENEX CELEBRA EL FIN DE LA CAZA COMERCIAL EN EL PARQUE NACIONAL DE MONFRAGÜE

 

ADENEX se muestra conforme y satisfecha con la decisión de que a partir del 5 de diciembre deje de ser legal la caza comercial dentro de los Parques Nacionales del territorio nacional.

Tanto la Ley 30/2014 de Parques Nacionales como la Ley 1/2007 de Declaración del Parque Nacional de Monfragüe prohíben la caza deportiva y comercial dentro del parque.

Con carácter general, la caza como actividad recreativa o como aprovechamiento de animales silvestres, son incompatibles con los objetivos y finalidades de un parque nacional por las repercusiones que tienen sobre los procesos naturales y por su impacto sobre el uso público.

De acuerdo con la normativa dispuesta en el Plan Director de la Red de Parques Nacionales, los Planes Rectores de Uso y Gestión (PRUG) se deben contemplar medidas que tengan como objetivo regular los controles poblacionales de ungulados silvestres presentes en Parques Nacionales. La herramienta que se contempla es la de un Plan de Acción Selectiva, con estos medios, se asegura el mínimo riesgo de daños para otras especies de fauna y flora que deben protegerse.

ADENEX consideran un avance muy positivo para mejorar la conservación de nuestro Parque Nacional y felicita la decisión de la Consejería para la Transición Ecológica y la Sostenibilidad de la junta de Extremadura y que fue planteada en la última reunión del Patronato de Monfragüe.

ADENEX opina que el informe emitido por el Defensor del Pueblo ha sido clave y muy oportuno para mediar entre Administración, colectivo cinegético y asociaciones conservacionistas, este informe se basa en la nueva Ley de Parques Nacionales donde queda recogido que las acciones cinegéticas y de control de ungulados, no pueden ser comerciales y esto ha arrancado la futura y próxima modificación del PRUG de Monfragüe.

Es importante remarcar que en repetidas ocasiones se han abierto procedimientos sancionadores por infracciones administrativas relacionadas con la caza/control poblacional en el entorno del Parque Nacional de Monfragüe. En algunos casos por el aporte de maíz y/o vertido de gasoil para atraer a la caza mayor en contra de lo dispuesto en la normativa ambiental vigente, o por existir más puestos de los autorizados en determinadas acciones cinegéticas.

Además de ello, consideramos importante resaltar que las actividades cinegéticas implican un riesgo para las especies protegidas de fauna que pueden ser abatidas por los cazadores o atacadas por los perros de caza. Señalar también que la mayoría de los lugares donde se ha venido practicando estas acciones de caza son las de mayor valor ecológico y no son de acceso público.

Desde ADENEX no estamos en contra de la gestión cinegética siempre que esta no suponga un riesgo para los ecosistemas naturales, para la salud humana o cabañas ganaderas… la única cuestión que se plantea en toda esta situación, se circunscribe a las fincas de titularidad pública dentro del PN de Monfragüe.

El sector cinegético defiende sus intereses, y desde ADENEX lo respetamos, pero desde nuestra organización y desde el movimiento conservacionista extremeño, defendemos el nuestros y el de todas las personas que quieran venir a visitar este espacio natural con la garantía de poder disfrutar de un lugar único.

El 88,31% de la región son cotos de caza, el PN de Monfragüe representa solo un 0,43% en la región. Es importante resaltar que de las poco más de 18.000 hectáreas del Parque Nacional, solo tienen interés cinegético unas 4.000, es decir, más menos, la mitad.

Tras más de 20 años consideramos que ha quedado claro que las monterías como acciones de control no han funcionado ni han solucionado el problema de la superpoblación de ungulados silvestres y que es hora de probar oros métodos que serán analizados en los próximos años.

ADENEX también considera que el motor económico de los municipios que componen el PN y Reserva de la Biosfera de Monfragüe no puede, ni debe, apoyarse exclusivamente en este sector, recalcando que anualmente este espacio protegido recibe más 250.000 visitas de personas que vienen a conocer uno de los mejores espacios naturales conservados y biodiversos del continente europeo.

 

 

 

 

ADENEX PRESENTA SUGERENCIAS A LA CONSULTA PREVIA SOBRE HOJA DE RUTA PARA LA GESTIÓN SOSTENIBLE DE MATERIAS PRIMAS MINERALES.

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura (ADENEX), se muestra preocupada por la “Hoja de Ruta para la Gestión Sostenible de Materias Primas Minerales” lanzada por la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico (MITECO). En ese sentido ha elaborado una respuesta presentando un documento con sugerencias a esta hoja de ruta durante el periodo de consultas previa que abrió el MITECO.

Bajo el punto de vista de la asociación, esta hoja de ruta pretende enmascarar una minería totalmente insostenible y destructora de los ecosistemas naturales y los recursos de del país en general y los extremeños en particular. Para ello utiliza pretextos tan incongruentes como gestión sostenible, economía climáticamente neutra, economía circular transición justa, desarrollo sostenible entre etc. para un sector como la minería.

ADENEX quieren recordad que actualmente en Extremadura hay planeados varios proyectos extractivos de minería a cielo abierto, que pretende destruir el mejor de los recursos de la comunidad, su naturaleza y patrimonio natural. En su opinión, se tratan de yacimientos mínimos y limitados que necesitarían de un elevado coste económico y ambiental para su extracción, y qué de su explotación, lo único que se conseguirá, será hipotecar a las generaciones futuras y el desarrollo de la región.

Quieren hacer hincapié en que este tipo de industria acarrea una serie de problemas como son el elevado consumo y contaminación de las aguas, la generación de ingentes cantidades de residuos sólidos, la polución y contaminación atmosférica, el aumento de la erosión o la pérdida de biodiversidad, entre otros. ADENEX quiere insistir en que, ante la multitud de impactos ambientales evidenciados, parece imposible que pueda existir o que se pueda aspirar a una gestión sostenible del sector minero recordando que los minerales son recursos no renovables, finitos en un planeta que poco a poco se agota.

Desde el colectivo conservacionista, opinan que se debería de realizar una revisión profunda y actualización del marco normativo, fundamentalmente Ley de minas y su Reglamento, y que está se relacione más estrechamente con la legislación de protección ambiental. Por otra parte, creen necesario la incorporación el Convenio de Aarhus (convenio sobre acceso a la información, participación del público en la toma de decisiones y acceso a la justicia en materia de medio ambiente,) con medidas de transparencia y participación.

Sería necesario requerir un análisis del ciclo de vida y huella ecológica (especialmente la de carbono) de la extracción de minerales, dar a conocer cuáles son los costes ambientales reales de forma que se demuestre que es más rentable reutilizar y usar productos reciclados, que extraer nuevos minerales naturales. Por último, dar más peso a las emisiones de CO2 como elemento básico a tener en cuenta en la evaluación ambiental y autorización de actividades mineras, exigiendo que los Estudios de Impacto Ambiental sean mucho más rigurosos en esta cuestión.

Tampoco hay que olvidar medidas de la lucha contra la obsolescencia programada (programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante estos dejan de funcionar o es más caro económicamente repararlo que adquirir uno nuevo). Hoy día sigue siendo más barato extraer materias primas que reciclar y mientras no cambie este escenario estamos condenados a la inevitable destrucción sin retorno del planeta y el colapso de nuestra civilización.

Por todo lo anterior comentado desde ADENEX solicitan al Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico, apostar por alternativas verdaderamente sostenibles y regenerativas y no por el modelo destructivo que conlleva la extracción y destrucción del medio ambiente.

ADENEX insta a la Consejería de Cultura a intervenir de forma urgente en la ermita de San Jorge de Cáceres.

 

La asociación conservacionista ADENEX insta a la Consejería de Cultura a intervenir de forma urgente en la ermita de San Jorge de Cáceres cuyo deterioro es muy grave.

Teme que esperar a que se resuelvan los trámites para la cesión de la propiedad a la Junta y la aplicación de partidas presupuestarias del año próximo puede ser demasiado tarde

La asociación conservacionista ADENEX se ha dirigido a la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura para instarle a que intervenga de forma urgente en la ermita de San Jorge, situada a unos 12 kms. de Cáceres cerca de la carretera de Badajoz y del Torreón de los Mogollones. Esta ermita sufre un deterioro  muy grave, afectando a la estructura del inmueble, algunas de cuyas parte se han derrumbado y han dejado a la intemperie las singulares pinturas murales del s. XVI. La asociación Hispania Nostra incluyó a la ermita en su Lista Roja del Patrimonio en el año 2008: https://listarojapatrimonio.org/ficha/ermita_del_salvador_san_jorge/ señalando que su grave deterioro hace temer su hundimiento y que las pinturas, a la intemperie, están en avanzado proceso de pérdida.

Ya el año pasado ADENEX  se dirigió al Director General de Patrimonio solicitando su intervención. En aquella ocasión Francisco Pérez Urban respondió que se estaba negociando con la propiedad la cesión  de la ermita y que se estaban elaborando propuestas para intervenir en ella cuando la cesión fuese efectiva. Un año más tarde la respuesta ha sido similar: se sigue negociando el traspaso de la propiedad y se preparan futuras inversiones. Mientras el estado de la ermita se va deteriorando a pasos agigantados. En noviembre del año pasado se derrumbó uno de los muros laterales dejando a la intemperie las singulares pinturas murales del s. XVI del pintor local Juan de Ribera. Estas pinturas que hasta ahora habían resistido el paso de los siglos han quedado más expuestas a los efectos de la lluvia y el sol y  se van degradando sin que la administración acabe de intervenir para evitarlo. 

Desde la asociación ADENEX se teme seriamente que, a pesar de las futuras inversiones previstas por la Junta  de Extremadura, cuando se vaya a intervenir en ella  ya sea demasiado tarde. Considera esta asociación que la ermita de San Jorge no puede pasar otro invierno y otra temporada de lluvias sin que se consolide parte de su estructura en riesgo de derrumbe y sin que se protejan las pinturas murales. Unos meses lluviosos y unos procedimientos legales lentos pueden ser fatales para la ermita y especialmente para sus pinturas muy expuestas al aire libre por el derrumbe de las estructuras que las protegían. 

ADENEX cree conveniente que desde la administración se intervenga de urgencia a partir de los estudios e informes ya realizados, aún incluso sin haber completado el procedimiento de obtención de la propiedad, antes de que sea demasiado tarde. La administración tiene cauces suficientes para ello.

Enlace Fotos ermita de San Jorge 2007

Enlace Fotos ermita San Jorge 2020 

Enlace Comparación ermita de San Jorge 2007-2020

LAS ONGs AMBIENTALES DE EXTREMADURA, RECHAZAN LA TERGIVERSACIÓN QUE VIERTE EL SECTOR CINEGÉTICO EXTREMEÑO

 

Las ONGs de protección de la naturaleza de Extremadura ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, GRUS, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, SEO-Birdlife y Sociedad Extremeña de Zoología, rechazan de forma contundente la tergiversación que el sector de la caza hace del problema de la sobre población de ungulados cinegéticos (ciervo y jabalí) para favorecer sus intereses.

Después de décadas creando este problema, con una gestión de la caza mayor que ha propiciado su crecimiento demográfico, ahora pretenden hacer creer que la culpa del problema es la gestión del Parque Nacional extremeño y no suya.

En realidad, hace décadas que se complementa la alimentación de ciervos y jabalíes en los cotos extremeños, para lograr trofeos de mayor porte, pero también multiplicando de forma artificial sus poblaciones.

Por tanto, la afirmación que hace el sector de la caza sobre Monfragüe es falsa y busca únicamente ocultar su responsabilidad en el problema de las sobre poblaciones de ungulados cinegéticos que llevan años fomentando.

Las ONG conservacionistas piden al sector que reflexione y que empiece a asumir sus responsabilidades y pase ser más sostenible la gestión cinegética evitando la alimentación suplementaria.

Suscriben este comunicado ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, GRUS, SEO/BIRDLIFE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA.

ADENEX solicita a la Junta de Extremadura la protección de las antiguas chimeneas industriales de ladrillo.

 

ADENEX SOLICITA A LA JUNTA DE EXTREMADURA LA PROTECCIÓN DE LAS ANTIGUAS CHIMENEAS INDUSTRIALES DE LADRILLO

La asociación conservacionista ha realizado un inventario que recoge más de 40 chimeneas en 23 localidades extremeñas. Cree conveniente también que los ayuntamientos incluyan estos elementos de arqueología industrial en sus Catálogos Municipales de Bienes Protegidos.

Este pasado verano, en el mes de julio, la asociación ADENEX dirigió un escrito a la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura requiriendo su atención sobre las antiguas chimeneas industriales de ladrillo que aún permanecen en pie en la región y solicitando que les sea otorgada su protección bajo alguna de las dos figuras previstas en la Ley extremeña de Patrimonio Histórico y Cultural del año 1999, ya sea la figura de Bien de Interés Cultural (figura reservada para los bienes más relevantes del Patrimonio Histórico o Cultural) o la de Bien Inventariado (figura válida para bienes singulares o con valores dignos de ser preservados). A esta solicitud de protección se adjuntaba una relación de más de 40 chimeneas situadas en 23 localidades extremeñas.

Estas antiguas chimeneas industriales de ladrillo son elementos arquitectónicos singulares, irrepetibles, característicos de sus enclaves, como dedos con los que la historia nos señala los lugares donde nuestros antepasados empeñaron sus esfuerzos para dejar una Extremadura mejor.

Estos elementos de arqueología industrial, cada día más reivindicada, actualmente se encuentran en situaciones diversas: unas pertenecen a antiguas instalaciones mineras y se asientan en medio de las dehesas y pastizales, otras se encuentran en zonas urbanas donde evacuaban los humos de servicios e industrias variadas como termoeléctricas, cerámicas, almazaras, harineras, licoreras o jaboneras. En algunos casos se mantiene el conjunto industrial en su integridad permitiendo recuperar su contexto y posibilitar su interpretación, tal como ocurre en los casos de Almendralejo con sus bodegas o de Cáceres con el pozo de La Esmeralda del complejo minero de Aldea Moret. En otros casos encontramos chimeneas totalmente aisladas, descontextualizadas del conjunto industrial al que pertenecieron, último resto y empeñado recuerdo de lo que fueron. Es lo que sucede en Mérida, donde desapareció la fábrica de ladrillos y hoy, la chimenea, incluida en el Catálogo Municipal de Bienes Protegidos, da nombre a la urbanización que se levantó en el lugar.

Extremadura conserva casi medio centenar de estas chimeneas industriales de ladrillo repartidas por toda su geografía, asentadas en más de una veintena de municipios.

En cualquier caso son los elementos que, junto a las torres de las iglesias y los castillos, potencian las siluetas de muchos de nuestros pueblos y ciudades, los skyline tan en boga en la actualidad.

Algunas, pocas, de estas chimeneas están ya protegidas por la figura de Bien de Interés Cultural que establece la Ley de Patrimonio extremeña, como sucede con las restos mineros de Aldea Moret o la Casa de Cultura de Villafranca de los Barros, antigua fábrica harinera. Sin embargo la mayoría no tiene aún ningún tipo de protección.

Por ello ADENEX reitera su demanda a la Junta de Extremadura para que se pongan en marcha los mecanismos administrativos oportunos para la protección de estos elementos de arqueología industrial así como, en los casos en que sea oportuno, de las instalaciones industriales de las que formaban parte y que aún se mantienen en pie.

Protección municipal ADENEX también desea dirigirse a los Ayuntamientos que acogen estas chimeneas en sus términos para que contribuyan a ponerlas en valor y acuerden incluirlas en sus Catálogos Municipales de Bienes Protegidos. En el pasado fueron los grandes beneficiados de su actividad y, ahora, deben ser los grandes interesados en mantener su memoria a través de las nuevas generaciones.

En este sentido es necesario destacar que en algunas localidades los colectivos locales han trabajado por su conservación y protección, como es el caso de la Asociación de Amigos de las Chimeneas de Almendralejo, localidad en la que se conserva el mayor número de chimeneas de Extremadura, relacionadas con su importante industria vinícola. Esta asociación ha trabajado con el ayuntamiento de la localidad para dar a conocer y proteger estas chimeneas, incluyéndolas próximamente en el Catálogo de Bienes Protegidos del Ayuntamiento.

En otras localidades como Plasencia, Mérida o Villafranca las antiguas chimeneas industriales están ya incluidas en su correspondiente Catálogo. Sin embargo, como se ha dicho ya, la mayoría aún no tienen ningún tipo de protección, ni regional ni municipal. Por ello corresponde a la sociedad civil extremeña, pero muy especialmente a las autoridades regionales y locales trabajar para conservar estos importantes elementos de arqueología industrial de nuestra región.

APORTACIONES A LA REFORMA DEL REGLAMENTO DE CAZA EN ELABORACIÓN POR LA JUNTA DE EXTREMADURA

LA COORDINADORA DE ONGs AMBIENTALES DE EXTREMADURA PIDEN QUE LA REFORMA DEL REGLAMENTO DE CAZA EN ELABORACIÓN POR LA JUNTA DE EXTREMADURA AYUDE A SOLUCIONAR LOS GRAVES PROBLEMAS DE ESTA ACTIVIDAD

EL 30 de octubre de 2020 se ha realizado una reunión virtual del grupo de trabajo para la reforma del reglamento de caza, las asociaciones relacionadas con la defensa de la naturaleza activas en Extremadura ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, GRUS, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, SEO/BirdLife y Sociedad Extremeña de Zoología han asistido a través de su representante en la misma.

La reforma del Reglamento de Caza confía en que no se base en complacer las demandas de la Federación Extremeña de Caza para permitir una mayor presión cinegética sobre el jabalí y depredadores como el zorro. El sector cinegético pretende hacer creer que más piezas abatidas por los cazadores serán la solución a la creciente proliferación de jabalíes y zorros que afirman sufre la región. Sin embargo, recientemente se han publicado datos que demuestran lo contrario: nunca antes se han cazado tantos jabalíes como ahora, ni tantos zorros y, sin embargo, siguen proliferando.
Las asociaciones de defensa de la naturaleza creen que los problemas están en la gestión cinegética y que una reforma del Reglamento de Caza valiente y en profundidad, podría sentar las bases para un cambio duradero.

Sin embargo, parte del sector cinegético no parece estar por la labor por lo que cobra suma importancia que la Junta que tenga criterio técnico independiente de los intereses cinegéticos que se precisa. La evolución de los números de la caza contradice claramente las afirmaciones del sector de que la solución a la sobrepoblación de jabalíes es cazar más ejemplares. Ya se cazan mucho cada año y no paran de subir. La explicación está en que, desde hace también décadas, cada vez más cotos de caza mayor aportan alimentación suplementaria a ciervos y jabalíes, especialmente en los veranos más duros y antes de cada temporada de caza, para lograr trofeos más valiosos. Esta interferencia humana en los límites naturales a las poblaciones de ciervos y jabalíes explica muy bien esa sobrepoblación persistente, además de otros aspectos como el acceso que también tienen al alimento del ganado en muchas fincas.

En este sentido, los representantes de las asociaciones de defensa de la naturaleza han solicitado que el Reglamento de Caza no permita la alimentación suplementaria de las especies cinegéticas, para no empeorar el problema de su sobrepoblación y que establezca controles y sanciones para evitar el acceso de las especies cinegéticas al alimento del ganado.

Además, la modalidad de caza de jabalí al salto, que la Federación de Caza pide incluir en esta reforma del Reglamento como una modalidad permitida en todos los terrenos de caza menor, es un peligro para la seguridad de las personas, especialmente de los propios cazadores, pero también de las que puedan estar en las inmediaciones de los cotos de caza menor, disfrutando también de la naturaleza. Permitir que cuadrillas de caza menor recorran estos terrenos armados con balas y rifles, para disparar al salto a los jabalíes, es una temeridad, afirman. Y extender estas modalidades más allá de los periodos usuales de caza, para combatir esas sobrepoblaciones, un riesgo para todos, además innecesario.

Desde los colectivos ambientalistas manifiestan su preocupación por los graves accidentes de caza que se vienen sucediendo y provocaron la muerte de 51 personas en España desde enero al 6 de Septiembre de 2020, por eso creen que para definir esta nueva modalidad de caza debe primar la seguridad de las personas y se deben vigilar más las acciones de caza para prevenir accidentes.
Desde estas organizaciones agradecen el anuncio de responsables de la Consejería de que se va a estudiar su petición para regular mejor los derechos de aquellas personas que no quieren que sus terrenos estén en cotos de caza y se ponga orden en la inclusión de fincas de propietarios en cotos sin su permiso.

Las ONGs consideran necesario un cambio sustancial en la forma de gestionar la caza que evite problemas de bajadas de las poblacionales de las especies cinegéticas hasta niveles que la hagan inviable como ocurre con buena parte de las especies de caza menor, malestar social, daño a especies protegidas y especialmente accidentes con peligro para la integridad física de las personas y por ello han presentado un escrito con varias peticiones para reformas del reglamento de caza.

Han pedido que el arruí, una especie exótica de carácter invasor, deje de ser cinegética en Extremadura y dejen de homologarse sus trofeos. Afirman que esa situación no favorece el interés general en lograr su erradicación, fomentando que siga siendo gestionada y cazada como cualquier otra especie cinegética.

Que se limite el número de rehalas a 1 cada 50 hectáreas (en vez de por las 25 hectáreas propuestas en la reforma del reglamento) que permitiría usar 10 rehalas en cada 500 hectáreas o sea entre 150 y 200 perros que ya les parece una cantidad muy grande de perros.

Piden que se prime el rececho frente a la montería, la montería al conllevar suelta de perros puede afectar de forma negativa a especies protegidas o no cinegéticas que sean atacadas por los canes, piden que los recechos se autoricen dentro de la temporada de caza después del celo del ciervo, la berrea, para permitir que los mejores machos se puedan reproducir.
No estań de acuerdo con que se pueda matar al zorro en las monterías y batidas por el riesgo de confusión con especies protegidas como el lince ibérico.

Piden que en la reforma del reglamento se incluya, “no se podrán solicitar esperas por daños en aquellos cotos que suministren alimentación suplementaria”.

Respecto a los organizadores profesionales de acciones colectivas que se quiere implantar, piden que se elimine la excepcionalidad para algunos cotos privados y para cotos sociales que se propone ya que el peligro es el mismo y por tanto la necesidad de formación y profesionalización.

Se regulen reglamentariamente los días de fortuna cuando por circunstancias climatológicas excepcionales los animales tienen especial indefensión como con graves sequías que se viene sucediendo en la media veda de los dos últimos años, o en las zonas incendiadas donde piden se prohíba el ejercicio dentro de ellas o en dirección a las mismas durante 2 años después de un incendio.
Respecto a las acciones cinegéticas fuera de temporada piden limitaciones reglamentarias concretas a las mismas ya que son generalizadas y son empleadas por algunas personas para cazar de forma furtiva y no permiten la tranquilidad necesaria para la reproducción de los animales silvestres, en este sentido piden se recoja en el reglamento y se contemple un acompañamiento o seguimiento mayor por parte de agentes de medio natural.

Comunicado de ADENEX sobre el proyecto Isla Valdecañas

 

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura, ADENEX, rechaza la política de hechos consumados y mantiene su oposición al auto de ejecución pero decide no recurrir individualmente ante el Supremo la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, TSJEx, que rechazaba el recurso presentado por la organización contra la decisión de demoler parcialmente Isla de Valdecañas.

Tras trece años de lucha en los tribunales, la organización no presentará un nuevo recurso ante el Tribunal Supremo, con esta decisión concluye su participación en el plano judicial pero asegura que permanecerá su compromiso con Ecologistas en Acción, a los cuales seguirá apoyando de manera directa y colaborativa. Cabe recordar que el TSJEx decidió, el pasado mes de junio, la demolición de los edificios que estaban parcialmente construidos en este complejo turístico y mantener los ya finalizados. ADENEX presentó entonces un recurso contra esta decisión del TSJEx, que fue rechazado por el alto tribunal extremeño el pasado mes de septiembre. Esta decisión no es firme y cabe presentar recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Sin embargo, la organización ha considerado que un nuevo recurso ante el Tribunal Supremo alargaría aún más un proceso que ha tenido un alto coste emocional y económico para la organización, que ha durado trece años ya y del que no hay fecha para su fin. No es fácil defender el medio ambiente cuando la justicia tarda más de una década en resolver un asunto como el de Valdecañas. A pesar de que los tribunales han dado la razón a ADENEX en varias ocasiones, la verdadera satisfacción para la organización llegará cuando la justicia tenga mecanismos lo suficientemente rápidos y eficaces para que este tipo de proyectos se puedan paralizar de manera cautelar antes de que los daños y perjuicios, tanto ambientales como económicos y sociales, sean demasiado elevados.

ADENEX, a pesar de sus más de cuarenta años en defensa de los recursos naturales y el patrimonio cultural extremeño, es una organización de ámbito regional, pero aun así ha encabezado desde el principio esta lucha titánica contra intereses mucho más grandes a nivel nacional e internacional, desde el trabajo individual y colectivo, la humildad y el convencimiento en la justicia. Una lucha que continuarán jurídicamente otros colectivos y que ADENEX apoya, así como desea que alcance su objetivo. Las administraciones no pueden burlar la ley para construir en espacios que deben proteger, como son los incluidos en la Red Natura 2000.

ADENEX continúa su trabajo en defensa de los recursos naturales y el patrimonio cultural extremeño, que en definitiva es una lucha por el futuro social, económico y natural de Extremadura, con su labor en educación ambiental, puesta en valor de espacios naturales y la denuncia de cualquier acción que vaya en contra del medio ambiente y la cultura de nuestra región.

Contacto

    

Plaza de Santo Angel, 1
06800 Mérida (Extremadura)

 

telf: +34 924 387 189

 

 adenex@adenex.org

 

Síguenos