LA PANDEMIA ATACA AL SECTOR DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL: LA SUPERVIVENCIA DE UNOS 20.000 PROFESIONALES Y MÁS DE 1.000 EQUIPAMIENTOS EN RIESGO

Cerrados total o parcialmente desde marzo de 2019, los equipamientos de educación ambiental (EA) y unos 20.000 profesionales vinculados al sector, nos enfrentamos a una situación económicamente precaria, y a la preocupación de que el trabajo de más de 40 años luchando por generar contextos de aprendizaje vinculados al medio ambiente, pueda desaparecer.
Somos un colectivo constituido principalmente por pequeñas empresas, situadas en espacios protegidos o bien en lugares de interés natural, rural y urbano: aulas de naturaleza, granjas escuela, aulas del mar, centros de interpretación, etc. Toda esta red de equipamientos suponen una herramienta esencial con la que llevar a cabo el necesario enfoque de la sociedad hacia una verdadera transición ecológica, en coherencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los equipamientos de EA somos un aliado fundamental del sistema educativo y los agentes sociales, ya que trabajamos con centros escolares y universitarios, familias, mayores, asociaciones, empresas, y administraciones.

Desde que se declaró el estado de alarma han sido suspendidas la mayor parte de las reservas de todos los colectivos. No sabemos el alcance que esto puede tener a lo largo del tiempo, pero nuestra situación es dramática. Nos hemos visto en la necesidad de hacer ERTES, para al menos proteger en parte los sueldos de los equipos humanos que trabajan en nuestros centros, pero los gastos fijos de mantenimiento son ineludibles. Venimos desde hace años intentando superar la crisis de 2007, y la mayoría tenemos préstamos y créditos que afrontar.
Desde todos los ámbitos sociales y políticos se habla repetidamente de lo importante que es la educación ambiental para encarar el futuro incierto que se avecina, así como para afrontar problemas ambientales tan graves como el cambio climático, pero parece que nunca llega el momento para impulsar desde las instituciones un programa sólido de educación ambiental.
Después de tantos años construyendo modelos de empleo verde, favoreciendo el asentamiento de población en entornos rurales y promoviendo la cultura del respeto a la vida y del pensamiento ecológico, tememos que nuestro sector pueda llegar a desaparecer. Retrocederemos muchos años, se perderán una gran cantidad de esfuerzos realizados y costará volver a remontar.
Desde la Red Estatal de Equipamientos de Educación Ambiental (REDEEA), lamentamos que se hayan destinado 4.200 millones de euros en el Plan de choque de la Hostelería, el Turismo y el Comercio, con ayudas a "actividades protegidas" donde se incluyen establecimientos de bebidas y actividades como juegos de azar y apuestas, y no se haya tenido en cuenta a las entidades de educación ambiental, cuya principal actividad es comprender y proteger los equilibrios socioambientales que sustentan la biodiversidad, la vida.
Por todo ello, desde REDEEA, demandamos a las autoridades competentes que tengan en cuenta al sector de la educación ambiental y no nos dejen caer, como también se hizo con jardines botánicos, parques zoológicos y reservas naturales, de modo que se nos pueda incluir como empresas destinatarias de fondos europeos.

ADENEX APOYA Y EMITE EL COMUNICADO DE LA RED ESTATAL DE EQUIPAMIENTOS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL EN LOS MEDIOS EXTREMEÑOS

26 Enero de 2021. Día Mundial de la Educación Ambiental. El sector de la educación ambiental en grave crisis por la pandemia.

Compartir en Redes Sociales

Imprimir   Correo electrónico